# Lectura de Cuando Estés en el Cielo

Noble escritor:

He completado la lectura de tu pequeñita obra “Cuando Estés en el cielo.” Quiero pedirle a quien la tenga entre sus libros que la atesore bien y que no se deje guiar por la ligereza de su forma.

Veo en tu obra una correspondencia con la brevedad de la vida. Ya lo dijo Séneca, nos quejamos de nuestra naturaleza fugaz, sin tener en cuenta que “…El tiempo que tenemos no es corto, pero perdiendo mucho de él, hacemos lo que sea y la vida es lo suficientemente larga, para ejecutar en ella grandes cosas si la empleáremos bien.” El uso del pequeño tiempo que a uno le lleva leer estos brevísimo cuentos es una experiencia que, en lugar de consumir la estancia del hombre a una tarea inútil, enriquece la experiencia.

En todos estas ficciones, el pesimismo antropológico acaricia la realidad con un gesto irónico que nos extrae, nos modela, nos exhibe y nos pone de vuelta en el mundo del hombre terrible, el hombre desahuciado. La ira, la inocencia, la incomprensión, todas estas cualidades confabulan para seducir al lector a una una oscura belleza del que ninguno es ajeno.

Gracias.

Tu amigo

Xaus Kahal®
© Derechos de autor reservados. Se prohibe la reproducción, edición o publicación de esta obra sin el consentimiento del mismo.

Anuncios