# La fosa del soberano

Arnold Böcklin: Die Toteninsel (1833) Tercera versión

Arnold Böcklin: Die Toteninsel (1833) Tercera versión

Hay sobre un mundo plano un cementerio gigante. Es redondo, y desolado. Su nombre ya nadie recuerda… Alguna vez fue patria. Su forma es desfigurada por las complejas cuadraturas de sus tumbas, unas más cuadradas que otras, que en su disposición forman un laberinto indescifrable.

Yace en su centro una enorme fosa, sobre la cual todas las demás lápidas están ordenadas al más burdo gregarismo, unas sobre otras. La desordenada formación de esta casa habitacional, a modo de encimamiento, denuncia esa mentada negación de la vida del otro. No hay confín en este cosmos, ni en el más allá, que escape al vitalismo de Tanatos. Ese laberinto no conoció la paz.

Al interior de ese hoyo, cavado por las manos del ángel de la impunidad durante siglos, se abre un espacio denso, interrumpido por la extinta presencia de un pequeño hombrecito.

¡He aquí al último soberano! ¡Míralo extendido boca arriba!

Su vida, desnuda a la muerte, se reduce a una diminuta biología. No parece él mismo, sino la desfiguración caricaturesca de lo que nunca fue. De los dos cuerpos del rey, sólo queda uno.

Abandonado a las llagas de la tierra, sobre su rostro habita una mirada de extrañamiento, de confusión. En él, se percibe todavía un agudo lamento, interrumpido violentamente por una espuela clavada en su boca. Viste solamente un calzoncillo de papel que data de 1917. Lisiado en su entrepierna, sostiene firmemente sobre su mano derecha el símbolo de su castración, como confirmación del más grande arrebato del poder. Ese deseo por dominar a los hombres por medio de aquello que se ausenta en él.

En su mano izquierda sostiene una misteriosa carta

Y sobre su sombría lápida una recordatorio fulminante:
“Yace aquí el rey de los políticos. El soberano ha muerto, porque nadie espera ya nada de él.”

 

¿FIN DEL CUENTITO O FIN DE LA HISTORIA?

Xaus Kahal®

El autor otorga su consentimiento para la libre reproducción de estos contenidos, como parte del dominio público, exclusivamente por medios electrónicos, no impresos, sin fines de lucro y reconociendo la autenticidad de esta obra a su autor original.

Anuncios

Quiero conocer tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s